Investigando Chillón. (Lovecraft World)

Investigación en Chillón


He llegado a Chillón, parece tranquilo. Han llegado rumores a Mister X de que hay desapariciones, demasiadas para ser coincidencia. Sospecho que sólo han sido unos jóvenes amantes que se han escapado y una mujer cansada de su marido pero es mi deber investigar y encontrar pruebas.

Es un pueblo pequeño y todo parece en orden. Lo único raro es la negativa de la gente a hablar conmigo del tema. ¿Será porque no les gustan los turistas o porque ocultan algo?

He visitado la parroquia y la iglesia pero no he encontrado a ningún representante de la iglesia.

Me di varias vueltas por el pueblo y me sorprendió lo vació que se encontraba. La gente parecía evitarme y cuando entraba en un local se quedaban en silencio. Después de ver esa actitud varias veces comenzaba a preocuparme.

Fui al cementerio y vi muchos ataúdes vacíos en la puerta, amontonados. Pero lo más preocupante era que tenían tierra y restos, dando la impresión de haber sido desenterrados de forma reciente.

Había caído la noche cuando unas llamas en una colina cercana llamaron mi atención momentos antes de acostarme en la lujosa parte trasera de mi coche. Puede que no fuera nada pero mi espalda prefería ir a caminar cuesta arriba que tumbarse en aquel incómodo sarcófago. Me acerqué a investigar pero las llamas se apagaron a mitad de camino. Me tomó otro rato más llegar y cuando lo hice, no había nada. Absolutamente nada, ni viento, ni animales, sólo mis latidos y mi respiración eran audibles. Saqué la linterna y comencé a buscar por el suelo algún signo de fuego y lo encontré, pero no era una hoguera normal y corriente. Tenía la forma del Signo Amarillo, el símbolo de la corrupción. Allí estaba sucediendo algo ligado a los poderes oscuros.

Corrí a mi coche y me encerré en él. Intenté llamar pero el móvil no encontraba cobertura. Salí de allí y comencé a caminar colina arriba de nuevo, esperando encontrarla, pero algo me detuvo. En lo alto, la hoguera se había encendido de nuevo, pero esta vez, violentas llamas violeta se alzaban contra el cielo, y tras ellas... el mal, la oscuridad, el caos y la locura. Un ser que conocía sólo de leyendas que me habían contado mis amigos investigadores. Sentía su mirada fija en mí. Me veía y sentía que su mirada me atravesaba, su voz invadía mi mente, primero susurraba y luego comenzaba a gritar y a rascar las paredes de mi conciencia con sus garras, tratando de desgarrar mi cordura. Debía hacerle una foto, mandarla a mis compañeros, pero no pude más que huir aterrado.

Corrí colina abajo y escuché un espantoso sonido; no sabría como describirlo porque ni siquiera estoy seguro de si lo escuché con los oídos o resonó en mi cabeza. Corrí más rápido y justo mientras aullaba, las luces del pueblo comenzaron a encenderse al unísono. Corrí hasta mi coche y con el pulso palpitando, después de varios intentos, conseguí meter la llave. Una vez dentro, conseguí calmarme un poco y arranqué pasa salir a toda prisa del pueblo, pero no funcionaba. Probé y probé pero no se encendía. Gritos en un idioma maldito comenzaban a sonar en las calles. No sabía que más hacer. Salí del coche y miré bajo él. Goteaba algún líquido pero no alcanzaba a ver el qué y sospechaba que no tendría tiempo de arreglarlo. Corrí a la parroquia, esperando que en sus vacías cámaras pudiera ocultarme.

Entré y atranqué la puerta lo mejor que pude. Vi un pasadizo que se internaba y me escondí allí. La poca luz que entraba era de la luna. Me escondí donde no me alcanzara, temblando desconsolado. No podía evitar pensar lo estúpido que había sido; salvar al mundo suena muy noble pero ahora mismo los entregaría a todos por salir de aquel pueblo. Sentí que se me humedecían los ojos mientras me arrebujaba en el rincón.

Un sonido me sacó de sus pensamientos de autocompasión. Algo se movía. Había algo en la iglesia conmigo. Saqué el móvil y lo preparé para mandar una foto a uno de los compañeros de Mister X. Lo que fuera que estuviese acercándose estaba cerca, muy cerca. Tomé una foto.

Estaba lista, tratando de enviarse, pero seguía sin cobertura.

No tenía tiempo para nada más. Corrí escaleras arriba, sintiendo como los susurros se volvían más fuertes de nuevo. Llegué al campanario y miré hacia abajo. El pueblo entero estaba de rodillas rodeando la iglesia. Criaturas oscuras acechaban en las sombras. Dejé caer el móvil, que rebotó sin daños contra el suelo. Los gritos resonaban en coro en mi cabeza, no podía pensar, no los entendía, no me dejaban... quería huir. Y entonces, entendí todos los gritos.

-¡Salta!¡salta!¡salta! -gritaban al unísono decenas de voces.

Y salté. Mientras caía, recé por que alguien más fuerte que yo detuviese aquella locura. Escuché el crujir de mis huesos y sentí que mis entrañas se esparcían por el suelo. Mientras comenzaba a perder la visión, las criaturas se desvanecieron y con ellas la barrera.

Mensaje enviado....



Mensaje de Cristian: Carlod, en Chillin esta pssando alfo
(Foto adjunta)






Comentarios